sábado, 7 de marzo de 2009

La pesca


Hoy hace un día precioso, ya lo dice el refrán que después de la tempestad viene la calma. El mar algo movido pero el sol y ese cielo azul y limpido se agradece. Tenía ganas de calentar mis viejo huesos al sol y la única esperanza que tenía era de poder hacerlo a partir del lunes, y por unos cuantos días, en mi estancia en Luxor...pero se ha adelantado un poco, pero nada de sonar campanas que al parecer el invierno aun nos tiene reservada sorpresita.


Pero a lo que iba; tengo unos vecinos que les encanta la pesca, a mi marido también pero carecemos del tiempo necesario para dedicarnos a ella, y hoy nos hemos enfrascado en una conversación sobre el tipo de cebos, y como siempre mi mente se ha ido de un tema a otro y me he dado cuenta lo fácil que resulta pescar si sabemos dar con el cebo adecuado. Pero ¿qué es lo que realmente gusta de comer un pez?, ese es el quid de la cuestión, lo mas dificil encontrar o llegar a saber y conocer los gustos gastronómicos de las distintas especies que con sumo gusto degustaríamos nosotros en nuestra mesa. Y no solo encontrar el cebo adecuado, hace falta, también, que en el momento adecuado en que le ofrezcamos al pez, que creemos que anda por ahí cerca, el bocado por el cual él o ella se delecta, este (la victima de nuestra voracidad) tenga hambre...porque si está inapetente ... nada de nada no pica aunque le pongamos los mas exquisitos manjares que le puedan gustar a un pez; desde esos gusanos que llamamos coreanos, que mira que son repelentes y feos, hasta las almejas que podemos ofrecer a las voraces y cada día mas raras doradas. Digo raras por las piezas salvajes, esas grandes y poderosas, bien musculadas y que viven libres no por las pobres doradas de ración que vemos en los mercados y que salen de esas piscifactorias que pululan por nuestras costas.

Resumiendo: para una buena y fructífera pesca es indispensable un buen cebo. Cebo que puesto en el momento oportuno hará que nuestro " pescadito" pique con ganas. Vamos que la pesca es como la vida misma, solo hace falta saber que es lo que gusta, ponerlo de forma adecuada, en el momento adecuado...y a esperar que "piquen"...
Loading...