domingo, 16 de noviembre de 2008

La montaña rota

Empezó a ir mal la cosa por el año 1972, cuando la Diputación, ente hoy que aun subsiste y que nadie sabe muy bien para que sirve, se empeñó en una obra de ampliación de la carretera de acceso al Santuario desde Can Massana. La ampliación fue un autentico atentado ecológico; se barrenó de forma indiscriminada un sistema muy frágil, las rocas se resintieron, no se asentaron de forma debida los desmontes y aun hoy se está pagando precio por esas obras. El fuego que arrasó la montaña en el 1989 y las lluvias torrenciales de hace cinco años hicieron su trabajo de zapa. Ved sino lo sucedido los últimos quince días con dos muertos por desprendimientos. las huellas son visibles aun hoy día.

Y yo tengo el corazón partido: por un lado soy agua por otro montaña, sal y arena sol y piedra, verdes distintos, azules parecidos, aromas dispares...no puedo vivir sin ellos, aires que dan vida.

Mar y montaña, mi montaña, mi trocito de paraíso, mi mar ... lejos de ambos no soy nada.

Mirad la foto que he puesto , eso lo veo desde la ventana de la cocina, desde la puerta de mi casa, desde la terraza, desde cualquier lugar de ella; mis ojos se pierden en esas piedras milenarias que se alzan hacia el cielo...me gusta Montserrat, la amo.
Pero al otro lado de esas rocas gallardas y desafiantes, si justo al otro lado , se cometerá una nueva atrocidad urbanística; desaparecerán los campos de cultivo y los árboles; el asfalto y las horrorosas naves industriales modernas se tragaran un hermoso paisaje. Junto al río de asfalto que es la N-II, crecen como setas las industrias de quita y pon, ya sabéis esas que un día están y mañana han desaparecido, que crecen al socaire del Ay-untamiento de turno que mejor paga...triste si, muy triste.

Ay...! querida montaña, lo que el fuego, el agua y el viento no han logrado lo logrará la siempre inconmensurable estupidez humana...

Mas información clica en el título.
Loading...