domingo, 20 de abril de 2008

Festejos romanos.



Creo que es mañana que se celebra el 2.761 aniversario de la fundación de Roma, año mas año menos. Hoy domingo los que estaban por aquellas tierras han podido ver desfilar por sus calles un sin fin de legionarios, de cohortes, de senadores y algún que otro emperador. Las calles cercanas al Coliseo se han llenado de color y de animación...una vez al año Roma se llena de vida con el reflejo de su esplendor. Pero durante todo el año y por los alrededores del Coliseo y por el Foro se encuentra una variopinta mezcla de gentes ataviadas a la usanza romana y que posan para las fotos y a los que hay de dar su buena propina...la cosa viene de lejos y la ciudad ha terminado por crear una especie de asociación o sindicato con las personas autorizadas a posar cual egregios personajes.

Hace un par o tres de años estuve por allí. Roma es de aquellos lugares a los que da cierto miedo ir, es tanta la información que una acumula a lo largo de los años, lecturas, películas, historia, relatos y opiniones de amigos, que siempre se tiene miedo de que la imagen creada por uno sea superior a la realidad; y nuestras expectativas se tornen desencanto. A mi me ha pasado con algunos lugares, pero también es cierto que de donde menos me lo esperaba ha surgido e flechazo.

Roma es una ciudad extraña, llena de contrastes. Cualquier rincón esconde una sorpresa, un retazo de historia que no viene en las guias, un momento inolvidable. Los romanos no son demasiado simpáticos, tiene un cierto aire de estar por encima de los demás muy marcado...pero si no se les hace mucho caso y te diriges a ellos con amabilidad preguntando direcciones o cualquier otra cosa enseguida te ayudan...pero ojo con los taxistas...son tremendos.

Capitolio, Quirinal, Viminal, Celio, Palatino, Aventino y Esquilino, son los nombres de las famosas 7 colinas de Roma. El Tiber la atraviesa y como buen río mediterraneo pasa de ir practicamente seco a bajar rebosante y turbulento.

Hay un sitio que la gente suele pasar por alto, está en el Foro Palatino, y la verdad es que su humildad no le hace muy vistoso, facilmente se pasa de largo pero encierra algo muy especial y que a mi me sobrecogió. Es la foto primera de estas erráticas lineas, un pórtico techado cubre lo que parecen restos sin importancia...es la pira donde se quemó el cadáver de Julio Cesar, por allí cerca Marco Antonio hizo su memorable discurso...vaya ya me ha venido a la mente otra vez Marlon Brando...es que haciendo el papel de Marco Antonio en la peli de Julio Cesar...esta fabuloso...

No hay comentarios:

Loading...