miércoles, 2 de abril de 2008

Reconocer


Hace unos días lanzaba yo una pregunta sobre qué impulsaba a la gente a escribir o estar en la red. Consideraciones psicológicas aparte he meditado sobre la pregunta que yo misma lancé, no esperaba respuesta pero mis procesos mentales son a veces lentos y soterrados y se aceleran o salen a la superficie cuando menos te lo esperas.

Y ese proceso mental a salido y ha empezado a dar vueltas en mi mente en forma de una poesía. Es una poesía en francés, de los tiempos adolescentes en que vivía a caballo entre Paris, Agay y BCN. Era la época de descubrir otra cultura, otras costumbres y otra literatura. Durante un corto periodo de tiempo me aficioné a Musset, y una de sus poesias caló muy hondo en mi, tanto que siempre la he llevado como una especie de leiv motif de mi vida.


Louis Charles Alfred de Musset (1810-1857)
Liedtext: J'ai perdu ma force et ma vie,
Mes amis et ma gaieté,
J'ai perdu jusqu'à la fierté,
Qui faisait croire à mon génie.

Quand j'ai connu la vérité
J'ai cru que c'était une amie;
Quand je l'ai comprise,
Quand je l'ai sentie,
J'en étais déjà dégouté.

Et pourtant elle est éternelle
Et ceux, qui se sont passés d'elle
Icibas ont tout ignoré.

Dieu parle, il faut qu'on lui réponde:
Le seul bien, qui me reste au monde
Est d'avoir quelque fois pleuré.


Habla sobre la Verdad, sobre el goce que tiene cuando cree haberla encontrado, y lo mal que se siente cuando te das cuenta de que te produce disgusto; y sin embargo ella existe pues es eterna y los que no han sabido descubrirla o han pasado de ella han ignorado todo de la vida...y se da cuenta que lo único que tiene en este mundo es el de haber llorado alguna vez.

El título de esta poesía es Tristeza.

Y la tristeza es uno de los sinomimos que nos da el diccionario de la RAE si buscamos en él soledad, entre un montón mas de estados, vamos que la soledad está esplendidamente acompañada de diversas actitudes, estados de ánimo y de sinónimos. Sin embargo como antónimos solo encontramos dos: Alegría y Compañía.

Y no estoy de acuerdo con ellos, por qué una persona que sea solitaria no puede ser alegre; al igual que una persona muy acompañada puede perfectamente ser solitaria.
Como siempre la semántica es muy rica y aplicarla al pie de la letra sin tener en cuenta la personalidad o los deseos de cada cual es peligroso.

Y de la poesía de Musset me he ido a la canción de Sabina aquella que dice: "....termino durmiendo con esa amante inoportuna que se llama soledad..." si al menos se llamara Soledad la cosa cambiaría...¿no?.

Pienso que la soledad es una opción, ahora que esta de moda eso de la opciones, que una persona entre un millón de sus semejantes puede sentirse en soledad, que encontrar motivos para disfrutar de la soledad es un regalo, que los seres humanos deberiamos de aprender en soledad, que aceptarla y reconocerla es un paso para aceptarse a uno mismo y aprender a vivir en paz.

Mira que soy bruta...menos mal que estoy sola.

Algunas veces vuelo
y otras veces
me arrastro demasiado a ras del suelo,
algunas madrugadas me desvelo
y ando como un gato en celo
patrullando la ciudad
en busca de una gatita,
a esa hora maldita
en que los bares a punto están de cerrar,
cuando el alma necesita
un cuerpo que acariciar.
Algunas veces vivo
y otras veces
la vida se me va con lo que escribo;
algunas veces busco un adjetivo
inspirado y posesivo
que te arañe el corazón;
luego arrojo mi mensaje,
se lo lleva de equipaje
una botella…, al mar de tu incomprensión.
No quiero hacerte chantaje,
sólo quiero regalarte una canción.
Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.
Algunas veces gano
y otras veces
pongo un circo y me crecen los enanos;
algunas veces doy con un gusano
en la fruta del manzano
prohibido del padre Adán;
o duermo y dejo la puerta
de mi habitación abierta
por si acaso se te ocurre regresar;
más raro fue aquel verano
que no paró de nevar.
Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Título: Que se llama soledad
Año: 1987
Letra: Joaquín Sabina







Loading...