miércoles, 18 de junio de 2008

La cisterna de Estanbul




Una de las obras históricas mas sorprendentes de Estambul es sin duda la Cisterna de la Básilica que se encuentra al Sudoeste de Santa Sofía. Esta gigantesca cisterna subterránea construida durante el reinado del Emperador de Bizancio Justiniano I (527-565) fue llamada "Palacio Subterráneo" por las grandes columnas de mármol que aguantan el techo de la magnifica obra. Su nombre de "Cisterna de la Básilica" tiene su origen en una antigua Básilica edificada con anterioridad en el mismo lugar.

La cisterna es una realización colosal de forma rectangular de 140 metros de largo por 70 de ancho. Se accede al lugar por una escalera de 52 peldaños de piedra. Hay, en el singular lugar, 336 columnas de unos 9 metros da altura. Distan entre ellas 4,80 metros y están distribuidas en 12 hileras de 28 columnas cada una (falta dos columnas pero es que no es del todo regular la planta). En el recinto se ve una extraña mezcolanza en las columnas, no son todas iguales ni en hechuras ni en material, a pesar de ser el mármol el que mas abunda. Esto se debe a que fueron reutilizadas de diferentes edificios fuera de servicio. Pasa lo mismo con los capiteles habiendo de los estilos corintio y dórico. La heterogenea columnata aguanta todo el peso de la bóveda que es de mampostería al igual que las paredes de 4,80 metros de espesor y que están recubiertas de una espesa capa de argamasa para garantizar su estanqueidad.

La cisterna de 9.800 metros cuadrados de superficie total tenía una capacidad de almacenamiento de agua de 100.000 toneladas.

La distinta procedencia de las columnas hizo que fuera necesario en las ubicadas en la parte Noroeste se utilizaran diferente bloques como base, para mantener la altura de las mismas. En dicho lugar hay unos bloques de mármol con unos bajo relieves con una cabeza de Medusa, poco se sabe de su procedencia o mejor dicho de su anterior ubicación ...pero es uno de los rincones mas visitados. El hecho de que este colocada al revés ha fomentado numerosas leyendas.

A través de los siglos han sido numerosas las obras de reforma y restauración que se le han hecho, siendo una de las ultimas la de los años 1955-1960, en que se tuvo que rehacer algunas columnas desaparecidas. En los años 1985-1987 el lugar fue limpiado de 50.000 toneladas de barro que se encontraba en el fondo.

Hoy en día es uno de los mucho lugares de visita obligada en Estambul. El lugar tiene un encanto especial, se puede pasear a ras de agua por unas cómodas pasarelas de madera. El ambiente está tenuemente iluminado, una suave música, el sobrecojedor ambiente y los peces en el agua hacen del recorrido un inesperado y gratificante descubrimiento.
Loading...