lunes, 2 de junio de 2008

Las sartenes por la cabeza


Asi es como acabaran si nadie lo remedia, nuestros internacionales y super famosos chefs. Y mientras tanto nuestro vecinos gabachos se frotan las manos esperando reconquistar el lugar que España le ganó. La que se ha liado ...madre mia...!

No conozco personalmente a ninguno de los implicados en la lucha de las marmitas, vaya esto por delante, pero si sus cocinas, mejor dicho lo que se cocina en ellas. Pero vayamos un poco mas atras en el tiempo y hagamos un poco de historia.

Vengo de familia, por parte paterna, de raigambre hostelera y gastronomica. Mi fallecido padre, gran cocinero, era de la opinion que en la cocina cuando menos cosas mejor. Si tienes un buen producto hay que resaltar su sabor no enmascararlo; para los guisos las carnes menos sabrosas o con menor presencia y lo que es bueno para las carnes lo es para cualquier producto. Que manjar mejor que unas gambas de la Malica recien pescadas, hechas unos pocos minutos sobre una plancha bien caliente y a poder ser calentada con fuego de leña plancha, servidas con un generoso chorro de buen aceite y adornadas con una sal gruesa o una sal negra de Hawai...puro placer... Incluso unos modestos huevos fritos con patatas se convierten en algo maravilloso si estan bien hechos, son de buenisima calidad y se acompañan con un buen pan y un mejor vino.

Con esto quiero decir que todas esas modernidades de la cocina molecular, de freír con el nitrógeno, de esferificaciones, gelicificaciones y demás modernismos son, desde mi punto de vista, experimentos novedosos; divertimentos para snobs y pasta gansa para los bolsillos de los inventores. Y me temo que la guerra que ha empezado Santi Santamaría con su nuevo libro y con sus declaraciones es mas una rabieta de gruñón y mal educado que otra cosa, lo malo es que otros van a sacar tajada de ella.

Pero ... es realmente nociva esa cocina? son tan malos los aditivos como parece? eso deberá de ser el Ministerio de Sanidad, que se supone debe de velar por la salud de todos, quien tome cartas en el asunto y si esos aditivos están regulados en la alimentación de tipo industrial también deberían de estar regulados en la alta cocina, y si son malos o pueden producir algún tipo de alergia o lo que sea deberán de estar anunciados en la carta...vamos digo yo. Ya me veo la carta del Bulli: "esferificación de patatas rojas del Caspio con perfume de caviar maltés en lecho de espuma de jabugo" (acidulantes 355 1,0118 %, espesante TTT114 3,0001%, conservante JJI 0,018%), por poner un ejemplo. Es que la cosa tiene su guasa.

Solo falta que franceses e ingleses empiezan a filar sus cuchillos, que seguro lo están haciendo, y digan que la cocina española tiene trampa ...que no somos naturales...que si patatin que si patatan...por Dios que tenemos los mejores productos del mundo y solo debemos de utilizarlos con la cabeza, que lo demás son gilipolleces sin sentido .
Loading...