miércoles, 4 de junio de 2008

Luna Nueva


Para las gentes del campo y las de la mar es sabida la influencia que tiene la Luna sobre sus actividades: desde el momento idóneo para plantar tal o cual semilla, el mejor momento de cría o de pesca, la altura de las mareas...un largo abanico de beneficios o momentos mas o menos complicados en los que nuestro satélite tiene mucho que ver.

Las personas al igual que los animales y los vegetales, las aguas y las tierras, somos sensibles a su influencia. Tanto la Luna Nueva como la Luna Llena hacen ver sus efecto sobre nosotros alterando nuestra forma de ser habitual.

El inconsciente se rige por reglas muy diferentes a las de la consciencia. Una de esas reglas o principios, por no decir la principal, es el principio de no contradicción. Y la Luna Nueva actúa sobre nuestro inconsciente de forma totalmente sibilina haciendo aflorar lo peor de nosotros mismos; ese lado oscuro y opuesto a nuestro natural. Una parte de nosotros queda fuera de todo control y tendemos a hacer lo que normalmente negamos. Actuamos de forma contraria a nuestros sentimientos, es como si nos desdoblaramos e hiciéramos cosas que normalmente repudiamos. Pero no debemos de ver en ese tipo de actitudes una forma de dualidad de nosotros mismos, no...nada de dualismos. Simplemente es nuestro inconsciente que nos traiciona y negamos lo que mas queremos.

Lo expuesto anteriormente parece algo extremado, da la impresión de que al llegar la Luna Nueva todos nos volviéramos en contra de nosotros mismos y empezáramos de forma repentina a actuar como orates. La cosa es mas sutil, es mas profunda...es que simplemente nos dejamos llevar y actuamos como quizá en el fondo es como queremos actuar, nos tragamos nuestros principios y apartamos convencionalismos y nos lanzamos de cabeza al mar de forma irreflexiva e inconsciente. Como lea esto un entendido en astrología y horóscopos ...fijo que me muerde.
Loading...