jueves, 23 de octubre de 2008

Y otra mas...


Sus manos parecen querer acariciar algo o a alguien, son como una caricia de piedra, un consuelo a quienes han perdido al ser amado.

No llores, estoy aquí...cerca de ti, te sigo amando y te protegeré hasta el momento que volvamos a unirnos...te quiero.

Cada rincón tiene su historia, cada estatua desprende un sentimiento producto de quien la encargó y de quien supo transmitir al mármol ese sentimiento...cuanta dulzura y amor hay en esa cara y cuanto dolor también...las pérdidas siempre son dobles.
Loading...